lunes, 10 de agosto de 2015

Ella dice, nosotras decimos. Hipólita de Narváez (finales siglo XVI)





Fuese mi sol y vino la tormenta;
Que yo no espero de su ausencia menos,
Y el cielo turquesado sus serenos
Ojos cubrió, obligado de la afrenta.

Un acento tristísimo revienta
Entre los vientos, de tinieblas llenos:
Tiemblan las nubes con los zarcos truenos,
arden los campos, el temor se aumenta.

Salió mi sol, y de dorados jaspes
Vistió su oriente, y de esmeraldas finas
Los altos montes y las llanas tierras.

Bordó las vagas nubes de giraspes,
Sudaron rubias mieles las encinas
Y blanca leche las azules sierras.




"Women of the Arthurian Legend" Katherine Marsh 
The Camelot Project 2001